Propiedades, beneficios y valor nutricional de la manzana Descubre los cambios en tu cuerpo

Las manzanas han sido cultivadas por milenios en Asia y Europa, y fueron introducidas en América del Norte por los colonos europeos. Estas frutas han tenido un significado religioso y mitológico en muchas culturas a lo largo de la historia, incluyendo la tradición nórdica, griega y cristiana.

Las manzanas tienen su origen en los bosques de Tian Shan, una región situada en la frontera entre China, Kazajistán y Kirguistán. Con las expediciones a América, las manzanas llegaron a las colonias que hoy en día conforman Estados Unidos y se propagaron por todo el territorio. Según la tradición, se cree que su lugar de origen está en la zona de Almá Atá o Almatý, la antigua capital de la ex república soviética de Kazajistán y actualmente la segunda ciudad más importante del estado kazajo independiente.

Introducción

Una manzana en su estado natural contiene aproximadamente un 86% de agua y un 14% de carbohidratos, siendo su contenido de grasa y proteína prácticamente insignificante. Una porción de referencia de una manzana cruda, con una piel que pesa 100 gramos, aporta alrededor de 52 calorías y una cantidad moderada de fibra dietética. Por lo tanto, entre las ventajas y características destacadas de la manzana, podemos mencionar los siguientes beneficios y propiedades:

Contiene fibra del tipo pectina.

La manzana es una fruta que destaca por su contenido de pectina, un tipo de fibra soluble que se encuentra en su pulpa. La pectina no se absorbe en el intestino, sino que retiene agua y forma un gel que funciona como una especie de emulsión, ayudando a absorber desechos y toxinas en el intestino, facilitando su eliminación a través de las heces. Se recomienda consumir al menos dos manzanas pequeñas al día, ya que esta cantidad es suficiente para obtener la cantidad necesaria de pectina para disfrutar de sus beneficios.

Ayuda al fortalecimiento de los Huesos en la etapa de crecimiento.

La manzana es una fruta que contiene importantes nutrientes para la salud ósea, como el calcio y el fósforo, que son indispensables en la formación de las sales minerales del hueso. Además, la manzana es una buena fuente de vitamina C, la cual juega un papel clave en la formación de la sustancia matriz del hueso. Por otra parte, las vitaminas del complejo B presentes en la manzana son esenciales para el crecimiento y desarrollo de los músculos. Por lo tanto, consumir manzanas durante la etapa de crecimiento puede ser beneficioso para asegurar una adecuada nutrición y desarrollo óseo y muscular.

Baja el Colesterol y el Azúcar en la sangre.

Se recomienda consumir entre 3 a 4 manzanas al día como parte de una estrategia para controlar el colesterol. Esto se debe a que las propiedades de la pectina presente en las manzanas ayudan a absorber las sales biliares, mientras que los flavonoides presentes en ellas inhiben la agregación plaquetaria, lo que a su vez reduce el riesgo de infarto de miocardio. Además, la manzana es una opción ideal para los diabéticos por dos razones. En primer lugar, gran parte de su azúcar se encuentra en forma de fructosa, la cual no requiere de insulina para ingresar a las células. En segundo lugar, la pectina presente en la manzana ayuda a regular la liberación de azúcares, lo que permite que su absorción en la sangre sea lenta y progresiva, brindando así un control adecuado del nivel de azúcar en la sangre.

Previene ataques cardiovasculares.

La manzana es una rica fuente de potasio, un mineral electrolito esencial para el óptimo funcionamiento de los nervios, los músculos y para mantener un ritmo cardiaco constante. El potasio también facilita el flujo de nutrientes a las células de manera eficaz, contribuyendo así a un funcionamiento celular adecuado. Además, la manzana contiene polifenoles, que son compuestos con propiedades antioxidantes. Estos polifenoles ayudan a controlar la presión arterial y reducir el riesgo de accidentes cerebrovasculares, brindando beneficios adicionales para la salud cardiovascular.

Previene el surgimiento de caries.

La manzana es una fruta que contiene ácido málico, el cual estimula la producción de saliva en la boca, disminuyendo la proliferación de bacterias causantes de la formación de placa dental y la consiguiente caries. Además, las fibras presentes en la manzana también actúan como un limpiador natural de los dientes. Incluso el zumo de manzana tiene propiedades que pueden eliminar hasta el 80% de estos gérmenes. Por lo tanto, algunos dentistas recomiendan el consumo de manzanas en niños que consumen alimentos ricos en azúcar, ya que esta fruta contribuye a proteger los dientes y las encías de posibles problemas dentales.

Retarda el envejecimiento.

La manzana es una fruta rica en vitaminas A, E y C, las cuales son reconocidas por su capacidad antioxidante, combatiendo el estrés oxidativo y protegiendo a las células del daño causado por los radicales libres, que se generan debido al envejecimiento, la contaminación ambiental y una alimentación deficiente. Estas propiedades antioxidantes de la manzana ayudan a mantener la piel firme y evitan la flacidez, la formación de arrugas y líneas de expresión. Además, contribuyen a fortalecer las uñas y a promover el crecimiento saludable del cabello, ofreciendo beneficios para la salud y el aspecto estético.

Ayudan a bajar de peso.

Las manzanas son una excelente opción para quienes buscan bajar de peso de manera saludable y mantenerlo a largo plazo, ya que son bajas en sodio, calorías y grasa. Además, son una fuente natural de fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes y otros nutrientes esenciales. La manzana también contiene enzimas que mejoran la capacidad del organismo para absorber los nutrientes necesarios. Por ejemplo, 100 gramos de manzana verde aportan solamente 53 calorías, pero una buena cantidad de fibra que ayuda a mantenernos saciados por más tiempo, lo cual contribuye a controlar el apetito y el consumo excesivo de alimentos. De esta manera, la manzana se convierte en una aliada para aquellos que buscan un enfoque saludable en su objetivo de pérdida de peso.

Alivia problemas respiratorios.

Las manzanas son una fruta rica en antioxidantes que tienen efectos beneficiosos en la capacidad respiratoria y la protección de los pulmones. Según una encuesta realizada por la Universidad de Nottingham en Inglaterra, se ha demostrado que las personas que consumen cinco o más manzanas a la semana experimentan menos problemas respiratorios, incluyendo el asma. Esto podría deberse a los antioxidantes presentes en las manzanas, los cuales tienen propiedades antiinflamatorias y protectoras para el sistema respiratorio. Además, la manzana también cuenta con propiedades astringentes que pueden ayudar a aliviar la garganta y las cuerdas vocales, ofreciendo un efecto calmante en estas áreas. Por lo tanto, el consumo regular de manzanas puede ser beneficioso para mantener una salud respiratoria óptima y cuidar la salud de las vías respiratorias.

Fortalece el sistema inmunológico.

Además de los numerosos beneficios inherentes a las manzanas, un estudio reciente llamado «Apfel fit», llevado a cabo por el centro de investigación agrícola Laimburg Bolzano en Italia, ha revelado que ciertas variedades de manzanas, en particular la variedad Kanzi, pueden multiplicar por cinco la cantidad habitual de vitamina C presente en esta fruta. Este hallazgo destaca aún más la importancia de consumir manzanas a diario durante la temporada de invierno, cuando el sistema inmunológico puede necesitar un impulso adicional debido a las condiciones climáticas y estacionales. Por lo tanto, las razones para incluir una manzana en nuestra dieta diaria son más que evidentes, ya que nos brindan una fuente natural y potente de vitamina C, entre otros valiosos nutrientes.

Proporcionan una gran cantidad de energía en los atletas.

Una manzana de tamaño mediano es una fuente eficiente de aproximadamente 25 gramos de carbohidratos, lo que la convierte en una opción ideal para obtener un impulso de energía antes de entrenar o realizar actividades físicas intensas. Incluso, se ha demostrado que consumir una manzana antes de ir al gimnasio puede ayudarte a permanecer más tiempo en tus sesiones de entrenamiento. Esto se debe a que las manzanas contienen quercetina, un compuesto que ha demostrado mejorar la resistencia en ciclistas, permitiéndoles pedalear por más tiempo. Además, la manzana también es una excelente fuente de energía para la recuperación después del ejercicio. Si te sientes agotado después de salir del gimnasio, puedes cortar una manzana por la mitad, retirar las semillas del centro y agregar nueces en el hueco. Luego, puedes espolvorear canela y rociar con miel, y hornearla en una placa para horno forrada a 350 grados durante 30 minutos. Este delicioso snack te proporcionará una gran cantidad de energía para recargar tus fuerzas y recuperarte adecuadamente.

POR VAFOR COMPARTE ESTE ARTICULO

Publicaciones Similares